que-visitar

La villa del Toboso debe buena parte de su fama a la obra Cervantina. Todo en El Toboso recuerda a Alonso Quijano de allí era la joven Aldonza Lorenzo, a quien Don Quijote, vino a llamar "Dulcinea del Toboso". Pocos lugares de su entorno pueden rivalizar con El Toboso en belleza, alberga entre sus calles y plazas monumentos de interés histórico, artístico cultural, además de numerosos rincones llenos del encanto, de las pequeñas villas manchegas, con sus tradicionales edificios de mampostería tapial, y el refulgente blanqueado de sus muros. El viajero que se acerque a El Toboso siguiendo los pasos de la universal pareja, Quijote y Sancho, deberá hacerlo según se narra en el Capítulo IX de la segunda parte del Quijote: adentrarse en el pueblo en busca de la sin par Dulcinea del Toboso y habiendo andado doscientos pasos dar con una gran torre, y luego conocer que tal edificio no es el Alcázar sino la iglesia principal del pueblo y exclamar "¡con la iglesia hemos dado!". Si se escucha atentamente se oirán sus palabras, resonando por los callejones y rincones del pueblo El Toboso..." sosegado silencio".

  • Casa Museo Dulcinea ,Museo Cervantino, Museo Humor grafico
  • Museo Trinitario, Iglesia parroquial declarada de interés turístico regional
  • Rutas de los pozos  
  • Zona avistamiento de aves "los charcones"